Redes Sociales
[adrotate group="13"]

San José Iturbide

Plaza “El Caracol”, una leyenda de amor

Que bonito sería despertarme a mitad de la noche y verte ahí, a mi lado…

Cuentan que en San José Iturbide, Guanajuato, existieron dos enamorados, Constanza y Diego. Ella, una joven de familia acaudalada y de noble linaje, de belleza peninsular, tez blanca, ojos azules y rizos dorados; él, hijo de familia humilde, quien vivía por el barrio pobre de “La Adobería” y cuyo oficio era “aguador”.

Su historia comenzó en “Casas Viejas”, lo que hoy es conocido como San José Iturbide, lugar a donde Diego desde muy temprano llevaba agua en cantaros de barro para las distintas calles de la población, principalmente a casas de ricos, en donde conoce a Constanza quien con el paso del tiempo sería el amor de su vida. 

San José Iturbide, Gto.

Viviendo en una sociedad impuesta por límites y prejuicios que no les permitían vivir su amor, decidieron enfrentar el riesgo y buscaron hacer realidad sus sueños, sin importar los peligros que pudiera ocasionar su relación. Así que fueron encontrando los espacios, momentos y circunstancias para verse, hablar y comunicarse.

Su lugar favorito de encuentro era en los alrededores del manantial “El Caracol”, donde las estrellas fueron fieles testigos del gran amor que se profesaban. Pero sus encuentros en este mágico lugar no durarían mucho ya que los padres de Constanza al saber lo que estaba pasando, buscaron la forma de separar a su hija de Diego.

Plaza “El Caracol”.

Ella, al conocer las intenciones de sus padres de enviarla a la Ciudad de Querétaro, triste se lo comenta a Diego, por lo que juntos deciden hacer un pacto de amor, en donde establecen que pase lo que pase, el amor que sentían nadie lo podría separar.

Y ante la reja que rodeaba el manantial, se juraron amor eterno y colocaron un candado, cerrándolo como símbolo de esa unión, Diego entregó la llave a Constanza y le dijo “Este candado que acabamos de cerrar simboliza nuestro corazón y lo que sentimos el uno por el otro, permanecerá cerrado mientras conservemos en nosotros el amor que hoy nos profesamos sin importar donde nos encontremos.

Recuerdo del amor de Constanza y Diego.

Diego le dijo a Constanza: esta llave representa mi alma y mi voluntad, te la entrego porque en ti confío y soy todo tuyo, como tú a partir de hoy eres mía, pase lo que pase viviremos juntos por siempre, sabemos que a pesar de la distancia Dios estará entre nosotros y cada día nos dará la fortaleza para hacer más grande nuestro amor por la eternidad”

Símbolo de amor de Constanza y Diego.

Desde esa noche jamás se volvieron a ver; se sabe que sus padres la enviaron a un colegio de renombre para que se convirtiera en una señorita de sociedad a la altura de su linaje, por lo que Diego sufrió en silencio su amor frustrado por la diferencia de clases sociales, sólo le quedaba el recuerdo al ver en cada visita a “El Caracol” el candado que permanecía cerrado desde aquel día de su juramento.

Plaza “El Caracol”, San José Iturbide, Gto.

Su amor por ella fue eterno ya que él nunca buscó a nadie para suplir el gran vacío que dejó Constanza, siempre fue respetuoso y trabajador, murió solo pero feliz, guardando lo mejor de su corazón y ternura para su gran y único amor, seguro que en la eternidad encontraría a Constanza y nadie los separaría jamás.

Plaza “El Caracol”.

Ella, en cambio, resignada a que nunca regresaría a Casa Viejas y mucho menos a los brazos de Diego, se escapó del colegio donde estaba internada y buscó refugio en un convento en donde tomó los hábitos y los votos de pobreza, obediencia y castidad, así envejeció y permaneció pegada a su crucifijo una llave vieja, de la que nunca se desprendía, misma que formó parte de la mortaja el día de su muerte.

Comentarios con Facebook:
San Jose Iturbide
22°
nubes rotas
Humedad: 25%
Viento: 8m/s ENE
Máx: 16 • Mín: 15
29°
Dom
29°
Lun
30°
Mar
30°
Mie
Weather from OpenWeatherMap

Lo más Leído